quest

July 28, 2008

Advertisements

Que están llenos de trabajo y cosas nuevas. Ya sé que parece que ando escondida, pero en verdad he tenido mucho trabajo y he terminado agotada. La parte buena es que me está gustando y puedo decir lo que nunca pensé: estoy muy contenta en mi oficina.

Pero para cosas nuevas, confieso que me aterra esto de la construcción de puentes en Churubusco y Las Torres y Cuauhtémoc y etc etc. Si van a cerrar estas avenidas, habrá un caos –al menos al principio, porque las obras prometen durar todo un año!– y todo el flujo vehicular se va a concentrar, por ejemplo, en Avenida Universidad y eso no me emociona ni tantito. Aunque seguramente muchos dirán que es en beneficio de todos y que el año que entra la circulación será mejor y los tiempos y la ciudadanía y demás ventajas prometidas, por más que todo sea cierto, pensar en un escenario así en el DF y, por si fuera poco, en época de lluvias, resulta sencillamente aterrador. Un shock enterarme hoy de las nuevas construcciones. Pero bueno, como dicen las sabias palabras de Juan, que proporcionan un cierto consuelo y que se entremezclan de una manera sui generis con un comentario mío al hablar sobre sabiduría milenaria e interpretación: “Así como la cucaracha camina debajo de la cama, la lagartija avanza bajo el sol y el río no deja de fluir”.

untouchable material

April 16, 2008

Nothing matters to me anymore.
I know for sure this won’t last forever.
You can go on. Talk. Gossip.
Come up with all your crap.
Make up a story
& introduce me as the great villain.
Steal whatever you want from me.
You can’t possibly know
there are things you will never possess.
To begin with
I keep my freedom & my will
just for me.

 

nueva navidad

December 28, 2007

navidad.jpg

salvajemente patriota III

September 14, 2007

en la panaderá

7.jpg

51.jpg

salvajemente patriota II

September 12, 2007

cactus.jpg

salvajemente patriota

September 11, 2007

2.jpg

Así es como una de las estaciones de radio que se escuchan comúnmente en los microbuses del DF se refiere a estos días. No sé si todos los mexicanos andan por las calles sintiéndose salvajemente patriotas… lo que sí es un hecho es que el espíritu de la fiesta mexicana está más encendido que el año pasado, cuando todo se concentraba en la polémica post-electoral. En estos últimos días he visto aquí y allá vendedores que ofrecen todo tipo de productos tricolor y banderas que cuelgan en todos lados: casas, escuelas, carros… Es más, la euforia tricolor se coló hoy hasta el salón de clases.

3.jpg

1.jpg

4.jpg