love-in-the-time-of-cholera.jpg   Después de ver El amor en los tiempos del cólera lo único que puedo decir es que ir al cine para verla es tirar el dinero y desperdiciar el tiempo. Para empezar, no me explico cuál es la necesidad de elegir una novela como ésta, de un autor como García Márquez, no sólo exponente esencial del realismo mágico sino también Premio Nobel, para llevar a cabo una adaptación cinematográfica en inglés pero con actores latinos o españoles, como Javier Bardem quien, a pesar de ser muy buen actor, no logró dar el ancho como Florentino Ariza, al menos no como el Florentino que siempre me he imaginado.

Es desesperante el inglés que hablan los personajes, sin hablar de las pésimas actuaciones de algunos. ¿Por qué hacer la película en inglés? Aunque la intención sea llegar al público anglófono, habría sido mucho mejor recurrir a los subtítulos. Y también fue pésima idea incluir a Shakira cantando, por más colombiana que sea. Total, la película es pésima. Logró que por primera vez me quedara dormida en el cine.

Gregory Colbert_Nomadic Museum

Pero no todo en la vida es malo. El Museo Nómada del canadiense Gregory Colbert que se puede visitar en el Zócalo es una maravilla. Sus fotos son espectaculares.

Gregory Colbert_Nomadic Museum in Mexico City

Si bien vale la pena visitar el museo no sólo por las fotos, sino también por los videos que se proyectan, debo decir que hay una falta innegable de ventilación. No es posible pensar en meter a más de 100 personas en un lugar en donde no entra el aire por ningún lado. Y tampoco es muy inteligente proyectar un video de más de 30 minutos mientras el centenar de personas está de pie sufriendo la falta de oxígeno. Omitiendo este par de detalles, la exposición es fabulosa. Y para quienes consideren que no es fácil omitirlos, pueden ver fragmentos de videos en youtube. Aquí una probadita:

 Y ésta es mi foto favorita:

ashes & snow

Advertisements

ocaso

August 30, 2007

el ocaso de los dioses rojos

en el Centro Histórico

June 30, 2007

Martes. Reencuentro. Muy buena plática, muy buen recorrido, muy buen día. Catedral, Templo Mayor, CCE, cervezas, papas españolas, fotos, recuerdos sociológicos, encuentro en Motolinia, Sanborns de los Azulejos, la Latino, esculturas de Juan Soriano, Alameda, Bellas Artes, centenario de Frida, piratería, pornografía, Avenida Juárez, gente, gente, gente…

Eso me pasó ayer y la semana pasada. Regresé a la exposición de fotografía de Isabel Muñoz que se exhibe en el Centro Cultural de España. Si están en el DF y tienen la oportunidad, no dejen de visitarla. A través de su lente acerca a diferentes bailes y a otras realidades, a la otredad. A diferentes ritmos y sensaciones.

Las fotos más impactantes son las de África. A pesar de que por lo general, las imágenes del continente africano se asocian con el dolor, en este caso no todas necesariamente invitan a la tristeza. Basta ver la foto del hombre cargando un bebé: su fuerza, su mirada penetrante… o la del niño ¿o niña? que tiene los ojos cerrados y las manos en el pecho. Me hace pensar en la manera en la que el concepto occidental de belleza ha afectado la percepción de otros tipos de belleza.

Y ahora sí, en este caso las imágenes dicen más que mil palabras:

Hoy fui al Museo Franz Mayer a ver la exposición Fantasías del Pop que presentaba algunas piezas del diseñador finlandés Eero Aarnio. Sobre todo había sillas, pero a pesar del diseño atractivo no todas son precisamente cómodas. De hecho, varias me parecieron curiosas más que funcionales. Aunque debo decir que la famosa silla Ball, sí lo es. Es muuuy cómoda. Sí tendría una de esas para sentarme a leer. Lo mejor eran las lámparas que parecían bolas mágicas de todos tamaños. Lo peor es que hoy era el último día de la exposición y había demasiada gente, aunque no tanta como cuando salí del museo. Los que se quedaron sí debieron sufrirla. Como se trataba de sentarse y sentir las sillas, y además se permitían las fotos y los videos, el asunto era tumultuoso y desordenado, pero soportable.

Fantasás del pop

Hace tiempo hubo otra exposición de sillas en este museo. Ésta definitivamente estuvo mucho mejor. Y el lugar es una maravilla:

 Museo Franz Mayer

Museo Franz MayerFranz Mayerp1030932.jpg

Y para cerrar, al caminar hacia el metro tomé esta foto que se títula Pato en Bellas Artes:

  

Pato en Bellas Artes

Porque en esta ciudad siempre se puede encontrar de todo.